Get Adobe Flash player

Patrono del CENS

Cambiar tama帽o de letra:

 
 SAN LUIS GUANELLA

 

La vida de don Luis Guanella fue un largo impulso para hacerse presente donde hab铆a un grito de ayuda y un socorro que ofrecer; una sensibilidad cultivada ya desde la infancia.

 

Luis Guanella naci贸 en Fraciscio, fracci贸n del municipio de Campodolcino, di贸cesis de Como, el 19 de diciembre de 1842. Al d铆a siguiente le fue administrado el sacramento del Bautismo.

 

Los padres, Lorenzo y Mar铆a Bianchi, fueron cristianos ejemplares, entregados a la familia, al trabajo de los campos y la ganader铆a.

Acostumbraban a rezar en familia el Santo Rosario y le铆an juntos la vida de los santos, experiencia que caracteriz贸 la actividad apost贸lica de su existencia.

 

Terminados los estudios en el seminario de Como, el 26 de mayo de 1866 recibi贸 la consagraci贸n sacerdotal y al a帽o siguiente fue nombrado p谩rroco en Savogno. Durante los siete a帽os de ferviente ministerio tuvo contacto con don Bosco y la instituci贸n del Cottolengo en Tur铆n. Deseoso de una experiencia religiosa m谩s radical, en 1875 se fue junto a don Bosco, emitiendo los votos religiosos por un trienio. El obispo de Como lo volvi贸 a llamar a la di贸cesis y don Guanella regres贸 con el sue帽o de fundar una instituci贸n que recogiera a chicos necesitados. Abri贸 una escuela que despu茅s tuvo que cerrar a causa de la hostilidad de las autoridades civiles.

 

鈥淟a hora de la misericordia鈥,como llamaba don Guanella al momento propicio del favor divino, surgi贸 en noviembre de 1881 cuando lleg贸 a Pianello Lario como p谩rroco, d贸nde encontr贸 un grupo de j贸venes entregadas a la asistencia de los pobres.

 

Ese grupo de j贸venes mujeres se convertir谩 en el inicio de la nueva congregaci贸n: las Hijas de Santa Mar铆a de la Providencia.

 

El celo y la caridad apost贸lica de don Luis incrementaron la obra ben茅fica hasta permitir la difusi贸n de la actividad en el coraz贸n de la misma ciudad de Como. Ellas iniciaron la actividad de la 鈥淐asa divina Providencia鈥, que ser脿 la Casa Madre de las dos Congregaciones, la femenina y la masculina.

Junto a los pobres tambi茅n aumentaron los brazos y los corazones para asistirlos y amarlos. Adem谩s de la Congregaci贸n de las Hermanas, don Guanella tambi茅n form贸 un grupo de sacerdotes que llam贸 鈥淪iervos de la Caridad鈥.

 

鈥淣o se puede parar mientras haya pobres para socorrer鈥,repet铆a a menudo en sus peregrinaciones por curar las llagas de las pobrezas. Por este motivo las dos Congregaciones religiosas se iban difundiendo en varias regiones italianas y en la cercana Confederaci贸n Helv茅tica en el Cant贸n Grigioni y Cant贸n Ticino. En 1904 San Luis Guanella realiz贸 el sue帽o de llegar a la ciudad santa, Roma, para estar junto al Papa y demostrar su fidelidad a la Iglesia, gracias a un testimonio luminoso de caridad y ardor apost贸lico.

San P铆o X hab铆a comprendido la grandeza de 谩nimo de don Guanella, lo estim贸 y le confi贸 el deseo de construir una iglesia dedicada al Tr谩nsito de San Jos茅. Junto a la parroquia tambi茅n surgi贸 la P铆a Uni贸n del Tr谩nsito de San Jos茅, una asociaci贸n de oraciones por los moribundos. San P铆o X quiso ser el primero de los inscritos.

 

El celo misionero lo empuj贸 a Am茅rica del Norte, entre los emigrantes italianos. En diciembre de 1912, a la edad de setenta a帽os, don Guanella se embarc贸 y lleg贸 a los Estados Unidos.

 

La 煤ltima intervenci贸n extraordinaria en la vida de don Guanella fue en enero de 1915, cuando quiso permanecer en Roma para ayudar a las v铆ctimas del terremoto del Abruzzo. Trabaj贸 con celo a su lado el venerable Aurelio Bacciarini, primer p谩rroco de San Jos茅, su sucesor en el gobierno de la Congregaci贸n de los Siervos de la Caridad y llamado despu茅s al ministerio episcopal en la di贸cesis de Lugano, Suiza.

 

Los achaques de la vejez, la entrada de Italia en la primera guerra mundial, la marcha de algunos cohermanos al frente militar, minaron su salud.

 

Don Guanella dej贸 en sus escritos esta consideraci贸n: 鈥渓a muerte es como una madre que se abraza al hijo [鈥, es el 谩ngel que nos reconduce a la patria鈥. Aquella madre, brillante como un 谩ngel, pas贸 a las 14,15 de aquel domingo 24 de octubre de 1915. Y fue un domingo sin ocaso.

 

Fue canonizado por S.S. Benedicto XVI el domingo 23 de octubre de 2011. En la ceremonia de canonizaci贸n dijo el Santo Padre: Que San Luis Guanella nos ayude a crecer en la amistad con el Se帽or para ser en nuestros tiempos portadores de la plenitud del amor de Dios, y promover la vida en toda su manifestaci贸n y condici贸n, permitiendo que la sociedad humana se convierta cada vez m谩s en la familia de los hijos de Dios鈥.

 

Banner

Calendario Institucional

Banner